Revista Con apego | Vuelta al cole…¡al fin! ¿?
10888
post-template-default,single,single-post,postid-10888,single-format-standard,edgt-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-2.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Vuelta al cole…¡al fin! ¿?

Atender una llamada de trabajo con sonidos de fondos

El verano se acaba, por suerte o desgracia según cómo lo haya vivido cada familia, pero se acaba y mañana comienza septiembre, mes de la vuelta al cole y de ponerse seriamente a organizar todo para el primer día de clase de nuestros peques y/o a la rutina.

Cuando en julio acabaron los últimos casales del verano hemos sido muchas las familias que tuvimos que enfrentarnos a la falsa conciliación laboral o lo que es lo mismo: apáñate para trabajar como puedas (¡si puedes!).

De julio hasta mediados de septiembre, cuando comienzan las clases, no hay nada, habitualmente nada de nada… el desierto en cuanto a casas de colonias, casales, guarderías, algo que nos permita seguir trabajando.

Puede parecer un tema poco importante porque ha sido así toda la vida pero antes con un sueldo más o menos se tiraba para adelante y durante el verano papá o mamá estaban en casa. 

Ahora que con dos sueldos hay que hacer malabares, que ya de por sí los casales de verano son más caros que una cuota mensual del colegio concertado y se multiplica al menos por 3 o 4 el coste mensual si tu peque va a un público, el verano resulta la ruina para muchas familias.

Conciliación laboral real
¿Qué se puede hacer durante esta época del año?

Ideas para hacer en casa con los peques

Pues no mucho, tirar de abuelos si los tienes, de tíos o amigos o arruinarte pagando un mes de canguro porque la opción de no trabajar sin perder tu puesto de trabajo no es viable. 

Es por ello que para muchas el volver a la rutina supone poder trabajar nuevamente sin tener que dejar el 100% de tu sueldo o tu pareja en pagar una canguro o que los abuelos finalmente tengan unos días de descanso.

El sistema laboral es tan perverso que hemos normatizado que estos meses nos “fastidiamos” y no buscamos opciones, no pedimos que los casales estén abiertos en agosto y septiembre también y que de parte del Estado se regule los costes.

Las familias que se marchan de vacaciones simplemente no llevarán a sus hijos esas semanas, pero las que no han podido cogerse vacaciones algo tendrán que hacer con sus hijos si no hay cole ¿verdad? 

Un debate que me plantean muchas madres cada mes de mayo o junio: ¿Sabéis de algún casal que esté abierto todo el verano? No, hija, no… a partir de agosto no hay nada, nada de nada. Pero para no haber no están abiertos ni los chiqui parks! ¡que nos cierran en verano! 

Las que trabajamos en casa madrugamos mucho, muchísimo para que mientras nuestros terremotitos duermen, nosotras podamos avanzar algo en el trabajo…. luego parque, piscina, lo que haga falta para que se cansen, vuelta a casa y a ver si podemos seguir trabajando. 

Llega septiembre y te duermes a las 10 de la noche porque literalmente no das más, tu cuerpo y mente están literalmente agotados.

No podemos disfrutar de nuestros hijos porque tenemos que trabajar la gran inmensa mayoría y vamos más estresados que nunca. 

¿En vuestras casas cómo habéis llegado a septiembre? ¿Igual de agotadas?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments

comments

Share Post