Trabajar desde casa

Ha dado mucho de sí el primer día en el Congreso de ayer y sobre todo se ha debatido mucho sobre un gesto que para muchas madres es conflicto cotidiano: ¿dónde dejo al bebé?. Después de un día entero de leer artículos de opinión, encuestas, post en diferentes muros de Facebook, he llegado a la conclusión (muy personal) que somos las madres nuestro muro más hostil.

Cuando Carolina Bescansa declaró anoche que llevó a su bebé en el coche bob 2016 revolution flex stroller no sólo para reivindicar que muchas mujeres no pueden conciliar su vida familiar con el trabajo, acabó diciendo: “Y porque me apetecía, estoy siempre con mi bebé encima porque aún lo estoy criando. Todo el mundo tiene derecho a criar a su bebé como quiera y pueda”. Poco más que añadir.

Nos escandaliza que haya tomado teta en el Congreso, un sitio repleto de políticos corruptos (algunos deberían estar detenidos, otros en breve lo estarán) porque no es el mejor ambiente para un bebé, porque parece que el mejor sitio para un bebé de tan pocos meses es estar en una guardería con personal cualificado y no con su madre, tomando teta a demanda tranquilamente donde sea que esté. Porque la teta a demanda es eso.

Muchas madres sentenciaban que si ellas no habían podido llevar a sus hijos al trabajo, lo de Carolina Bescansa era un privilegio y que no tenía derecho a hacerlo. Lo que se conoce como “solidaridad entre madres” había desaparecido completamente por culpa de ¿la envidia?. Lo normal o esperable es hacer como hicieron Susana Díaz, Carme Chacón o Soraya Sáenz de Santamaría, parir y casi inmediatamente ceder la crianza a su padre, ver en muchos casos a sus hijos pocos días a la semana. ¿Eso esperamos de políticos que necesitamos que nos representen? Yo prefiero que no, prefiero que quienes me representen quieran llevar un ritmo familiar normal, intentando invertir tiempo en sus hijos, porque de esa manera se enfrentarán a los conflictos terrenales que todos tenemos a la hora de conciliar.

Guarderías públicas

Cuando Carolina Bescansa decide llevar a su bebé al Congreso el debate sobre las guarderías parece casi obligado. La solución es abrir más guarderías o ¿modificar los horarios de los trabajadores para poder conciliar vida familiar y trabajo? Nuestros hijos se pasan la infancia entera en el colegio, luego con deberes diarios que nos obligan a estar día sí y día también hasta altas horas de la tarde lidiando con más tareas en casa, en vez de modificar los horarios laborales de todos para acabar más temprano y poder llevar una vida en familia.

Muchos se indignaban que la diputada de Podemos no había dejado a su bebé en la guardería del Congreso o con una cuidadora, pero es que si lo hubiera hecho ahora no estaríamos debatiendo sobre esto y lamentablemente ha de hacerse, debemos cuestionar cómo organizamos nuestros trabajos y la crianza, cómo no llegamos a fin de mes aunque nuestros hijos vayan a la guardería, cómo aunque sacrifiquemos el estar con ellos, los sueldos no nos alcanzan. Puede que no gustara que se hiciera de esta manera, pero el debate es necesario.

¿Qué sucede en el mundo real? Pues lo mismo, sólo que muchas madres no tienen la opción que tuvo Carolina Bescansa y aunque no quieran, o después de pagar la guardería poco y nada quede de sus sueldos, tienen que hacerlo. Porque la baja maternal se acaba pronto pero la de diputadas no existe directamente pero vayamos más allá, vayamos al plano más íntimo de la diputada: No le dio la gana dejar a su bebé y punto. Es diputada, no deja de ser madre por ello.

Cuando se acaba la baja por maternidad, que es ridículamente corta, son muchas las madres que piden excedencia en el trabajo aún a costa de no recibir un sueldo pasado un tiempo, todo porque sencillamente no ven como buena opción el dejar a sus bebés en guarderías, siendo tan pequeños, porque aún les necesitan mucho. Porque la baja por paternidad no existe, tan sólo pueden coger lo que la madre no quiera y si a la madre le corresponde baja maternal, así que toca elegir quién se sacrifica y no pasa tiempo con su bebé.

¿Debatimos?

Lo que realmente sucede es que en el Congreso juraron su cargo personas corruptas como De la Serna pero nos horrorizamos porque una mamá, como nosotras ni más ni menos, ha llevado a su bebé unas horas a su puesto de trabajo. Los dedos inquisidores de todas las madres le señalaron, escandalizadas de ver que se llevaba a un bebé allí, un bebé que fue pasando de brazo en brazo, entre compañeros que probablemente vivieron el día a día de ese embarazo, el parto, que ese bebé es el bebé de todos, como una tribu, como lo que deberíamos ser como sociedad.

Más guarderías sí, públicas y gratuitas también (o al menos con precios razonables considerando el SMI) pero sobre todo pensemos en nuestras jornadas de trabajo interminables, en que hemos adaptado el horario escolar a nuestros horarios de trabajo y que nos olvidamos del tiempo que nuestros hijos deben pasar absorbiendo lo mejor de nosotros, su familia.

Cómo se invierte en un futuro si no invertimos en nuestros hijos, los hijos de esta sociedad en la que criaremos los propios, los de nuestros hermanos, vecinos. El poder de la tribu se extingue cruelmente y la realidad es que todo a costa de trabajos que apenas nos dan para llegar a fin de mes.

Trabajar desde casa

Yo trabajo con mi bebé en casa, así como trabajé en casa con mi hijo mayor, ganando menos, durmiendo poco muchas veces porque trabajo mientras ellos duermen por la noche pero intentando disfrutar de ellos y que ellos me tengan a mi, así como tienen a su padre todo lo que se puede. Necesitamos una sociedad que cambie el chip en relación a muchas cosas pero en cuanto hijos y crianza nos falta mucho. ¿Cómo podemos invertir la curva de envejecimiento de nuestra sociedad si no facilitamos la crianza de nuestros hijos? Alguien tendrá que criar a nuestros hijos, ¿nos es mejor que seamos nosotros, sus padres?

El debate está planteado y más allá de la bandera política de la diputada, es una madre y un bebé reivindicando en nuestro nombre lo mucho que hace falta trabajar y mejorar en nuestra sociedad para darle a nuestros hijos lo mejor para así construir un modelo de país diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments

comments