Revista Con apego | ¿Qué es una doula?
173
post-template-default,single,single-post,postid-173,single-format-standard,edgt-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-2.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Qué es una doula?

doula

Es bonito ver cómo al paso del tiempo le sigue la curiosidad de saber más y con ella de profundizar en el mundo de la maternidad.  Apenas hará un año largo que me formé como doula en la Asociación Mares Doules de Barcelona y, desde entonces, siento que, la cercanía a esta figura de amor y respeto que es la doula, va aumentando de manera considerable. Estoy segura de que muchas de mis compañeras e incluso de mis maestras pueden explicar con mayor contraste el increíble florecer de esta profesión porque de un tiempo a esta parte la buena labor de todas nosotras nos está abriendo las puertas de muchos hogares y los corazones de muchas familias.

Pero bien ¿qué es una doula? Pues a mi manera de sentir, una doula, desde el respeto absoluto y la presencia amorosa, acompaña a una mujer en las etapas de la maternidad para que ésta las pueda vivir de la manera que realmente sienta, pudiendo así conectar con su propia intuición, con su verdadero y único (en cuanto a personal) instinto maternal. Pero aquí hay muchos matices porque como muchas veces comentamos entre doulas, dar una definición única nos deja a mitad de camino. Además, para cada una de nosotras, ser doula comprende una gama de intensos y variados colores, pero sí que me atrevo a generalizar al definir a una doula como una mujer capaz de acompañar desde el no-juicio y capacitada como tal, esto es formada como doula. Para mi es condición necesaria reconocerse como doula, es decir sentir desde el útero y conectar con el corazón para, de este modo, ayudar a la madre desde la sencillez e intuición, pero sin duda creo valioso el descubrir las herramientas personales de cada una y las herramientas profesionales de este saber hacer. De manera muy personal considero que en España contamos con magníficas formaciones de doulas y que, por suerte, cada vez hay más posibilidades formativas (cada año se abren formaciones nuevas en distintos puntos del Estado). Estos encuentros de mujeres nos capacitan de una manera, a veces, insospechada pues nos ayudan a abrirnos al mundo tal y como somos, y en mi opinión, es con esta sensibilidad de flor recién brotada como hemos de acompañar a una familia. Y digo bien ,familia, pues estamos para la mujer pero también para su pareja y para los nuevos hermanos. Porque cuando un bebé nace, con él lo hace una familia y sin duda acompañar en este momento de reajuste emocional, físico e incluso logístico es un hacer de doula.

Pero ¿qué hacen las doulas? La respuesta más acertada para mí, es: nada. Pero iré por partes. De manera, digamos técnica, las doulas estamos en el momento del embarazo, parto y posparto (algunas estamos también en la pérdida perinatal). Nuestra labor es, como dije antes, la de ayudar a la mujer en lo que ella necesite en tales etapas y esta demanda es, en especial, emocional y afectiva. Nosotras estamos en esos momentos en que se necesita una voz que nos recuerde lo capaces que somos y lo bien que lo estamos haciendo. Una mano dulce que nos ayude a poner luz donde ya no queremos más sombras. Pero sin duda, a mi parecer, somos el reflejo en el espejo de una mujer fuerte, capaz y llena de luz. De ahí que afirme que nuestro hacer consista en “no hacer”. Nosotras traemos el recuerdo de lo que una YA es. Nada más (ni menos).

Algo que valoro como mágico es que existe una doula para cada mujer. Quiero decir, que la relación que se establece entre mujer- doula es tan íntima (el grado lo marcan ambas) que cada mujer encontrará a la doula que le haga el reflejo que justo necesite en ese momento. Y este reflejo es bidireccional, porque sé que cada doula encuentra a la mamá que  precisa. Gracias a este precioso brotar de doulas en España (y en el resto del Globo) sé que, logísticamente,  acabará siendo posible, porque creo firmemente en las palabras de Laura Gutman cuando afirma que “Toda mujer merece una doula”.

Nota: Las doulas no somos profesionales de la salud. Trabajamos con ellos desde nuestra humildad, respeto y espíritu cooperativo. Entendemos que todos desarrollamos nuestra labor desde nuestras mejores intenciones y desde la más absoluta profesionalidad.

Erika Irusta
doula y pedagoga
www.almadedoula.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments

comments

Share Post