Reproducción asistida

A veces la naturaleza necesita una pequeña ayuda, y en el caso de la reproducción asistida, el proceso puede ser largo y debemos saber cómo afrontarlo.
Animarse a emprender en tiempos de crisis es la clave para salir reforzado.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La necesidad de reproducción asistida es algo para lo que nadie está preparado a no ser que tu pareja sea una mujer y lógicamente este sea uno de los caminos que tienes para ser madre. Por que incluso si eres una mujer sola que ha decidido llevar una maternidad en solitario, habrás tenido que hacer tu propio duelo sobre la familia “clásica” que al menos por ahora, no tienes y que incluía tener relaciones sexuales con tu pareja y así, tener hijos.

Pongámonos en situación: Estás teniendo problemas para quedarte embarazada así es que vamos a empezar desde el principio para intentar que este camino sea lo más fácil de entender posible.

1-¿Cuánto tiempo tengo que esperar antes de acudir al ginecólogo?

  • Si tienes menos de 35 años, no debes esperar más de un año.
  • Si tienes más de 35 años, seis meses es el tiempo máximo que te puedes permitir.

Es cierto que muchas parejas si esperaran un poco más se podrían quedar embarazadas espontáneamente, pero hoy en día con el nivel de infertilidad que estamos alcanzando (y que debemos tener claro que es imparable) ese tiempo en el que seguimos intentándolo por nuestra cuenta, puede ser un tiempo precioso que hemos perdido para siempre.

 

2-¿Qué hará el ginecólogo? Lo más habitual son unos sencillos análisis de sangre y a lo mejor solicite una prueba a tu pareja llamada un espermiograma en la que se revisa la calidad y cantidad de los espermatozoides.

3- ¿Ya tenemos los resultados, y ahora qué?  Si el médico confirma que vais a necesitar ayuda médica para tener hijos podrían pasar dos cosas: que os sugiera coitos programados o que directamente os mande a una clínica de fertilidad.

Los coitos programados consisten en mediante test de ovulación que se compran en farmacia, saber qué día exactamente estás ovulando e intentar tener relaciones sexuales alrededor de él, por que aunque parezca mentira, muchas parejas no están logrando un embarazo por que no consiguen acertar con el momento correcto.

4- Yo voy directamente a la clínica ¿Por dónde empiezo? Pues tras la más que posible llorera inicial que casi todas nos pegamos cuando nos lo confirman; respira, pégate una ducha y ponte a trabajar. 

¿Y a qué llamo yo trabajar en esta situación? A intentar ser protagonista de verdad de lo que va a ocurrir, porque al poner en manos de los médicos nuestra reproducción vamos a tener una casi constante sensación de que una ola nos está llevando y nosotros no podemos hacer nada para controlar lo que está pasando. No dudes nunca en preguntar, investigar y hablar si lo consideras necesario. Está en juego tu proyecto familiar y aquí no puede haber verguenzas.

5- Pedir consejo sobre clínicas: Pide consejo a tu ginecólogo y sobre las clínicas que te recomiende, haz una búsqueda en Internet de opiniones sobre ellas. Me dirás que en qué te vas a basar para elegir una u otra…

Desde ya te animo a que confíes en tu instinto. ¿Por qué? Entras en un mundo lleno de información y de personas buscándola de manera compulsiva y te irán pasando cosas, irán pasando los meses, y vas a tener que tomar tantas decisiones de las que no sabes exactamente a dónde te llevarán.

Encontrarás personas que dicen que en esta clínica les fue muy bien o muy mal; leerás las tasas de embarazo en las webs de las clínicas y pensarás que va ser más fácil de lo que creías…

Ve poniéndolo todo en cuarentena y como te decía pon desde ya tu instinto a trabajar.

Visita al menos dos clínicas, máximo tres: necesitas encontrar un médico y un espacio en el que te sientas a gusto. Estás empezando y no temas equivocarte al elegir una clínica pequeña o grande por que en todas ellas nacen niños y aunque cada una tiene su estilo a la hora de trabajar, si acabas por no estar a gusto en la que elegiste, en ese tiempo te aseguro que habrás adquirido la experiencia suficiente para buscar tu siguiente clínica.

6- Hazte un seguro médico privado: A lo largo del proceso te van a solicitar pruebas que suelen cubrir casi todas las sociedades médicas y podrás ahorrarte bastante dinero. Las clínicas suele entender muy bien que todo lo que te puedas ahorrar, no lo vas a gastar en pruebas con ellos aunque tengan los medios para hacerlas.

7- Cuida tu alimentación: si no lo estás haciendo ya, empieza a revisar tus hábitos alimentarios. Lo de mucha verdura, mucha fruta, poco azúcar y aceites importantes sirve en otras dietas y aquí también aunque lo que estás viviendo no exige una dieta concreta, cuanto más sanos estéis mejor.

8- No abandones el ejercicio: con suerte no vas a tardar en estar embarazada, pero hasta que llegue el momento de la beta espera (los días posteriores al tratamiento en los que todavía no sabes si estás embarazada), por favor no abandones tus rutinas de ejercicios.

9- Duerme los suficiente: en los próximos meses vas a estar sometida a un gran estrés y necesitas darle descanso a tu cuerpo y tu mente. Además, cuanto más regularizado este tu cuerpo, mejor te encontrarás y ayudarás tanto al éxito de los tratamientos como una vez hayas logrado el embarazo

10- Hazte una revisión ginecológica completa: piensa que si eres afortunada puedes quedarte embarazada en dos o tres meses y para ello debes estar segura de que no tienes ningún problema en las mamas o en tu aparato reproductor.

11- Si tienes pareja, hablad, hablad y hablad: la vida os apuesto una prueba, porque la reproducción asistida no va a facilitar que la relación fluya, pero si tenéis la suficiente comunicación y sobre todo un amor consistente y comprometido, seréis de las parejas que salgan fortalecidas de este envite.

12- Si no tienes pareja: busca grupos de mujeres que estén en tu situación. Te sorprenderá cuántas hay. Hay muchas decisiones que tomar en cuanto al donante o a tu futuro hijo y encontrar mujeres que han vivido ya la experiencia va a facilitarte mucho este camino.

13- Busca un cómplice en el trabajo: te va a sorprender lo complicado que es si trabajas para alguien, el alternar los tratamientos con tu empleo, así es que tener a alguien allí que sepa lo que te está pasando y que en un momento dado pueda cubrirte o te puedas desahogar con él, te va a ser de gran ayuda.

14 No temas pedir ayuda: Como me dijo un día una psiquiatra que me atendió durante una convalecencia de mes y medio inmovilizada en un hospital cuando yo le decía que no quería tomar pastillas para estar tranquila (una aguja con pesas atravesaba mi pie para intentar arreglar una multifractura)

¿Por qué cuando nos rompemos una pierna no nos cuesta ponernos muletas y en cambio cuando mentalmente necesitamos ayuda decidimos que tenemos que poder nosotros solos con todo?

Aquello más que una pregunta parecía una sentencia y a lo largo de mi vida he intentado recordarla en aquellas ocasiones en que sentía que ya no podía más. Inteligencia emocional también es pedir ayuda cuando se necesita: No te pidas más de lo que puedas dar.

Comenta

Social Media

Artículos más leídos

Síguenos en redes!

[instagram-feed]
No hacemos spam!

Suscríbete a nuestra Newsletter

No hacemos spam, enviamos sólo contenido importante y puedes quitarte de la lista fácilmente.

Escríbenos

Consultorio

Si tienes dudas, quieres emprender y conciliar, quieres saber cómo comprar algún producto que estemos comentando, escríbenos sin compromiso.

On fire!

Otros artículos

Reproducción asistida

A veces la naturaleza necesita una pequeña ayuda, y en el caso de la reproducción asistida, el proceso puede ser largo y debemos saber cómo afrontarlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aprender a pedir perdón a nuestros hijos

Como padres estamos a diario intentando que nuestros hijos aprendan a ser empáticos, sensibles, responsables y que sobre todo, aprendan

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En la búsqueda del donante perfecto

Hemos hablado en otras ocasiones sobre la Fecundación in-vitro, inseminación y diferentes métodos para ser madre tanto si eres madre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Portear mientras trabajas: Las gran frontera II

Os dejo algunos consejitos relacionados con el porteo y el trabajo. Comments comments

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Fular mochila Close Baby carrier

Descripción | Dimensiones y peso

Mochila de 100% algodón orgánico suave y ligeramente elástico para mayor comodidad, versatil como un fular y práctica como una mochila tradicional.

Permite la cercanía con el bebé existiendo un verdadero contacto de piel con piel.

La mochila se acopla al bebé – independientemente de su edad (hasta 14,5k), no hay elementos rígidos, la mochila se acopla al bebé y no al contrario.

Segura para tu bebé – recoge correctamente la cabeza, cuello, espina dorsal y caderas del bebé, haciéndola cómoda a la vez que segura.

5 Posiciones – incluyendo dos posiciones de lactancia, las posiciones de la mochila varían conforme las necesidades del bebé van cambiando dando así un uso más prolongado a la mochila.

Muy fácil de usar – solo tienes que colocarla por encima de la cabeza como si se tratase de una camiseta, sin cierres a presión ni nudos; 3 pasos y ya está listo. Utiliza un sencillo mecanismo de anillas que se ajustan conforme el bebé va creciendo, acopla a todos los adultos, sus tirantes son anchos distribuyendo así mejor el peso del bebé. Lleva incluido un reductor para más comodidad y seguridad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments

comments